Disco

King Buffalo: 'Longing To Be The Mountain'

(Stickman Records, 2018)

Publicado por Carlos Rodríguez - Hace 9 meses
King Buffalo: 'Longing To Be The Mountain'

​La psicodelia pasa por un momento dulce. Decenas de bandas asoman por las listas de reproducción más sabias para resucitar un género al que se le puede acoplar casi cualquier ramificación del rock. La formación que presentamos hoy, King Buffalo, mezcla con maestría reminiscencias de los setenta con la contundencia del stoner actual. Bienvenidos a Longing To Be The Mountain.

Morning Song suena a legañas y horizontes impolutos en lo que va a ser, a buen seguro, un día, un buen día. La banda apuesta por un tema equilibrado, donde la etérea elegancia convive con la distorsión. Todo al servicio de Sean Mcvay cuyo trabajo con la voz es una versión actual de aquellos caminos nasales por los que andaba Osbourne y sus Black Sabbath. Una joyita que te hará afrontar la jornada de otra manera.

Más psicodélica, y más representantativa del sonido de los neoyorquinos, es Sun Shivers. Con el bajo como principal valuarte King Buffalo atraviesa diversas capas de sonido: en primer lugar la canción rezuma reverb por todos los lados, para después adentarse en un panorama más deudor del stoner y del hard rock.

La banda va a muerte a por lo que cree

Cosmonaut lo tiene todo. Este tercer corte tiene unas guitarras que rozan el space-rock y se sustentan en una línea de guitarra acústica que bien hubiese podido firmar Jerry Cantrell. De hecho el tema recuerda en cierta manera a los Alice In Chains de Jar of Flies. Todo ello con el impecable sentido de McVay para dotar a cada canción de lo que necesita.

El trío vuelve a utilizar la fórmula tranquilidad-agresividad en Quickening. Y por ser reiterada no funciona peor. La canción respira y vence entre la psicodelia que dota el mencionado reverb con la distorsión al más puro estilo sludge-metal. Y, una vez más, la melodía mantiene el nivel que despacha el disco. Mola.

El final es de lo mejor de este 2018

Nos adentramos en la parte final del álbum en dos sesiones en las que los de Rochester aprietan un poco más el tornillo que sustenta el discurso de las canciones aquí presentadas. La canción que da nombre al LP, Longing To Be The Mountain, muestra a una banda que va a muerte a por lo que cree. El tema pasa por distintas épocas dotadas de ciertos arreglos para diferenciar las unas de las otras. El resultado es una maravilla de viaje supersónico, como unos Black Angels hasta arriba de LSD... Aunque no poseen tanta brilantez como éstos, todo hay que decirlo.

La banda culmina la obra con otro pepino de diez minutos de longitud: Eye Of The Storm. El epílogo es un compendio de lo amasajado en este Longing To Be The Mountain, es decir, stoner, psicodelia, rock... Y, ante todo, buenas canciones, que es la sangre que hace bombear el corazón de todo buen álbum. El final es de lo mejor que el aquí firmante ha escuchado en este 2018.

Plástico para amantes del heavy, del sonido de los setenta, de la reverberación bien intencionada y de las bandas difíciles de de encasillar. Todo un lujo.

Más datos en https://kingbuffalo.bandcamp.com/